La UTE como mecanismo de licitación conjunta de dos o varias empresas

Las uniones temporales de empresas son un mecanismo para la licitación conjunta de varias empresas que tiene numerosas ventajas, pero la responsabilidad solidaria de sus miembros, les exige adoptar una serie de cautelas.

1.- ¿Qué son las UTES?

Las Uniones Temporales de Empresas o UTES son una figura jurídica utilizada habitualmente para la licitación conjunta de varias empresas a efectos de la ejecución de un contrato público.

Las características básicas de las UTES son las siguientes:

  • No tienen personalidad jurídica y no tienen que inscribirse en el registro mercantil
  • Deben de constituirse en escritura pública, pero es posible presentarse a una licitación pública con el compromiso de constituir una UTE. Por ello, su constitución se realiza a posteriori en caso de resultar adjudicatarios.
  • Tiene como único objeto la ejecución de un determinado contrato de obra, servicio o suministro que constituya su objeto.
  • Tendrán una duración idéntica a la de la obra, servicio o suministro que constituya su objeto. La duración máxima no podrá exceder de veinticinco años, salvo que se trate de contratos que comprendan la ejecución de obras y explotación de servicios públicos, en cuyo caso, la duración máxima podrá ser de cincuenta años.
  • Tienen un régimen fiscal propio aplicable cuando se cumplen los requisitos de la Ley 18/1982 y estén inscritas en el registro fiscal especial de UTES. Este régimen permite que las bases imponibles positivas o negativas de la UTE en el Impuesto de Sociedades, así como las bonificaciones y deducciones, se imputen a las empresas miembros en función su porcentaje de participación en la unión.
  • Tienen un C.I.F., una contabilidad y un balance propios, referidos a la obra, servicio o suministro que constituye su objeto, lo que facilita el control por los participes de las propias cuentas de la unión.
  • Los integrantes de una UTE deberán de nombrar a un gerente que dispondrá de poderes de representación frente a terceros. No obstante, las UTES suelen nombrar un Comité de Gerencia que tome las decisiones en la unión y del que dependerá el gerente.

2.- La responsabilidad solidaria e ilimitada de los miembros de una UTE

La responsabilidad frente a terceros por los actos y operaciones de la UTE tiene el carácter de solidaria e ilimitada para sus miembros. 

Este régimen de responsabilidad supone lo siguiente:

  • Que los miembros de una UTE no responden únicamente con los fondos aportados a la misma, como ocurren en las sociedades, sino con todo su patrimonio.
  • Que los miembros de las UTES no responden de las obligaciones de la UTE frente a terceros en base a su porcentaje de participación en la UTE, sino que cualquier acreedor puede reclamarle el cumplimiento de la totalidad de la obligación a cualquiera de sus integrantes. Todo ello sin perjuicio del derecho de los miembros de la UTE a exigir responsabilidades al resto de los miembros de una UTE.
  • Que la Administración pública que contrató con la UTE, los subcontratistas o cualquier otro a creedor podrá, ante la falta de pago de la UTE, dirigir sus acciones legales contra cualquiera de sus miembros.

El régimen de responsabilidad descrito supone que las empresas deben de elegir muy bien con quien constituyen una UTE y establecer unas reglas de régimen interno que requiera el consentimiento de todos sus miembros para tomar la mayoría de las decisiones y en especial para firmar contratos, pedir financiación o realizar pagos.

3.- Clasificación administrativa en la UTE

Para contratar con las administraciones públicas es necesario que las empresas tengan unos determinados requisitos de solvencia económico-financiera o técnico-profesional.

Esta solvencia deberá acreditarse mediante clasificación administrativa en los contratos de obra cuyo valor estimado sea igual o superior a 500.000 euros. Asimismo, en los contratos de obra de importe inferior al citado, los contratistas podrán optar entre acreditar la solvencia mediante su clasificación como contratista en el grupo o subgrupo de clasificación correspondiente al contrato, o bien acreditando el cumplimiento de los requisitos específicos de solvencia exigidos en el anuncio de licitación.

Cuando se exija clasificación en un determinado subgrupo y un integrante de la unión temporal esté clasificado en dicho subgrupo con categoría igual o superior a la pedida, la unión temporal alcanzará la clasificación exigida.

Asimismo, si se exije clasificación en varios subgrupos, y los integrantes de la unión temporal de empresarios están clasificados individualmente en diferentes subgrupos, la unión de empresarios alcanzará clasificación en la totalidad de ellos con las máximas categorías ostentadas individualmente.

Finalmente, cuando varias de las empresas se encuentren clasificadas en el mismo grupo o subgrupo de los exigidos, la categoría de la unión temporal, en dicho grupo o subgrupo, será la que corresponda a la suma de los valores medios de los intervalos de las respectivas categorías ostentadas, en ese grupo o subgrupo, por cada una de las empresas, siempre que en la unión temporal participen con un porcentaje mínimo del 20 por 100.

4.- Conclusión

Las UTES son un mecanismo para la contratación y ejecución de obras servicios y suministros, que presentan ventajas frente a las sociedades en cuanto a su constitución, régimen fiscal y régimen de clasificaciones, pero que lleva implícito un régimen de responsabilidad ilimitada y solidaria de los miembros de la UTE en relación con las obligaciones de la unión, circunstancia ésta que lleva a muchas la UTES a tomar las principales decisiones por acuerdo de todos sus integrantes.

¿Quieres saber más sobre contratación pública y concesiones?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Categorías

———

Muchas gracias por tu consulta

El formulario ha sido enviado con éxito. En breve nos pondremos en contacto contigo para valorar tu caso.